Letrillas y Romances. Textos y actividades.

Góngora es el único autor importante de su tiempo cuya obra está fechada pieza por pieza, con rara precisión, lo que nos invita a leerla cronológicamente, siguiendo los vaivenes de su biografía que expresan toda una filosofía de la vida.

Letrillas
patio-naranjos.jpg
Patio de los Naranjos


El Diccionario de la Real Academia define la letrilla como "composición poética, amorosa, festiva o satírica, que se divide en estrofas, al fin de cada una de las cuales se repite ordinariamente como estribillo el pensamiento o concepto general de la composición, expresado con brevedad". El propio Góngora las llamaba así, ya que, en la célebre visita ordenada por el obispo Pacheco en 1588, contestaba a la acusación que se le hizo de escribir "coplas profanas". Y añade que muchas de las letrillas que se le achacaban no eran suyas. En las Obras completas de Góngora, las letrillas andan mezcladas con poesías de otros géneros, a las que se les llama frecuentemente villancicos. Y, en efecto, no existe ningún motivo para distinguir desde el punto de vista métrico la letrilla del villancico. La letrilla, fue llamada también a fines del siglo XVI y principios del XVII, letra o villancico.

Las 59 letrillas auténticas de Góngora pertenecen a tres grupos: 1) Estrofa de seis versos, que sigue el esquema del villancico tradicional. 2) Estrofa de ocho versos, y 3) Estrofas de diez versos. Hay que tener en cuenta que se le atribuyeron a Góngora, a partir de los primeros años de su producción poética, cantidades de poesías, principalmente letrillas, que manifiestamente no eran suyas: Las 54 letrillas del Manuscrito Chacón, que comúnmente se han atribuido a don Luis, y que fueron autorizadas por el propio Góngora. Otras 21 han sido clasificadas como apócrifas y, finalmente, hay un número indeterminado de ellas que fueron rechazas por el propio Góngora, que se unen a las que fueron rechazadas por sus amigos. Robert Jammes afirma que escogió como texto base el de Chacón, por ser el más autorizado, pero que no vacila en apartarse de él con bastante frecuencia, cada vez que otra fuente ofrecía un texto indiscutiblemente mejor.

Las letrillas gongorinas son poemas menores que aparentan facilidad de ejecución, pero que, por el contrario, están construidas con artificio, ritmo y musicalidad. Unas veces son irónicas, burlescas o populares como La alegoría de la brevedad de las cosas humanas, y en otras critica las presunciones y falsedades de los seres humanos como el conocido Ándeme yo caliente y ríase la gente..., lleno de gracia y finura. En esta famosa letrilla se vislumbra la tendencia apolítica y totalmente epicúrea de su poesía. Góngora escribe durante toda su vida letrillas satíricas, en las que vierte su desengaño, producido por una sociedad atraída por la apariencia y la mentira (Dinero son calidad…, Bien puede ser…).

Los romances son un género que cultivó Góngora con maestría, cuidando su forma y sonoridad. Los hay pastoriles, caballerescos y burlescos, amorosos y satíricos como el más largo de 508 versos, en estilo jocoserio, La Fábula de Píramo y Tisbe que narra la historia de amor de estos dos amantes; el romance caballeresco en Angélica y Medoro de 136 versos, de inspiración clásica, el titulado En un pastoral albergue, el titulado En los pinares del Júcar o el dedicado a Granada, Ilustre ciudad famosa.

En Góngora hay simultaneidad de parodia y lírica: sus romances paródicos se escriben simultáneamente con los romances líricos, comprobando una vez más la simultaneidad de tonalidades. Góngora escribe 94 romances, 83 están construidos con versos octosílabos, el resto con hexasílabos y heptasílabos, y 18 atribuibles, entre los cuales se destacan los moriscos. A diferencias de los romances moriscos de Lope, el moro aparece como rival u opresor, y no como protagonista liberal y valiente, y la acción se desarrolla en el presente del poeta y fuera de España. El poeta no se retrata a sí mismo a través de un personaje de ficción, como Lope, y el autobiografismo lopesco está reemplazado por las estilizaciones manieristas muy logradas, como en Angelica y Medoro. Otros romances, como Ensílleme el potro rucio, son meras parodias del mundo sentimental lopesco.

Góngora paga su tributo a la tradición literaria, por sus romances y letrillas pastoriles, caballerescos, moriscos y de factura popular (La más bella niña, Lloraba la niña), pero simultáneamente escribe poemas que degradan radicalmente los tópicos de esta poesía.

portada-manuscrito_chacón.jpg
Portada del Manuscrito de D. Antonio Chacón


Textos y actividades


portada.jpg
Manuscrito de D. A. Chacón




LA MÁS BELLA NIÑA. 1580.

La más bella niña,
de nuestro lugar,
hoy viuda y sola,
ayer por casar,
viendo que sus ojos
a la guerra van,
a su madre dice,
que escucha su mal:
dejadme llorar
orillas del mar.

Pues me diste, madre,
en tan tierna edad
tan corto el placer,
tan largo el pesar,
y me cautivaste
de quien hoy se va
y lleva las llaves
de mi libertad:
dejadme llorar
orillas del mar.
No me pongáis freno
ni queráis culpar;
que lo uno es justo,
lo otro por demás.
Si me queréis bien
no me hagáis mal;
harto peor fuera
morir y callar:
dejadme llorar
orillas del mar.

Dulce madre mía,
¿quién no llorará
aunque tenga el pecho
como un pedernal,
y no dará voces
viendo marchitar
los más verdes años
de mi mocedad?
Dejadme llorar
orillas del mar.
En llorar conviertan
mis ojos, de hoy más,
el sabroso oficio
del dulce mirar,
pues que no se pueden
mejor ocupar,
yéndose a la guerra
quien era mi paz:
dejadme llorar
orillas del mar.

Váyanse las noches,
pues ido se han
los ojos que hacían
los míos velar;
váyanse y no vean
tanta soledad,
después que en mi lecho
sobra la mitad:
dejadme llorar
orillas del mar.
facsímil


Este poema se piensa que fue elaborado como recuerdo de las levas que dio lugar en Andalucía a la //guerra de las Alpujarras// (1568-1571), cuando Góngora contaba ocho años, aunque más cercana a su fecha fue la campaña contra el prior de Crato en Portugal.

a) Este poema es una perfecta //cantiga de amigo//. Investiga sus caracteres estructurales y temáticos y analiza su presencia en el texto.
b) ¿En qué contexto histórico-literario surgen y se desarrollan estas composiciones? De acuerdo con el género al que responde este poema, justifica su presencia en la obra de Góngora.


CIEGO QUE APUNTAS Y ATINAS (DÉJAME EN PAZ, AMOR TIRANO) 1580

Ciego que apuntas y atinas,
caduco Dios y rapaz.
Vendado que me has vendido
y niño mayor de edad.
Por el alma de tu madre,
que murió siendo inmortal,
de envidia de mi señora,
que no me persigas más.
Déjame en paz, Amor tirano,
déjame en paz.
Amadores desdichados
que seguís milicia tal,
decidme qué buena guía
podéis de un ciego sacar,
de un pájaro qué firmeza,
qué esperanza de un rapaz,
qué galardón de un desnudo,
de un tirano, ¿qué piedad?
Déjame en paz, Amor tirano,
déjame en paz.
Diez años desperdicié,
los mejores de mi edad,
en ser labrador de amor
a costa de mi caudal.
Como aré y sembré cogí,
aré un alterado mar,
sembré una estéril arena,
cogí vergüenza y afán.
Déjame en paz, Amor tirano,
déjame en paz.
Amadores desdichados
que seguís milicia tal,
decidme qué buena guía
podéis de un ciego sacar,
de un pájaro qué firmeza,
qué esperanza de un rapaz,
qué galardón de un desnudo,
de un tirano, ¿qué piedad?
Déjame en paz, Amor tirano,
déjame en paz.

facsímil


Esta letrilla parece recoger las vivencias juveniles de Don Luis. Fue elegida por Paco Ibáñez a la que le puso música y cantó en el Olimpia de París. Hoy es de los poemas gongorinos que más se conocen.

a) Góngora recurre a la mitología para caracterizar el amor; se trata de Cupido, que se representa con alas para indicar que el amor pasa pronto, y con los ojos vendados para probar que el amor no ve el mérito o demérito de la persona a quien se dirige, ni sus defectos. El poeta lo caracteriza en la primera estrofa aludiendo a su madre que murió siendo inmortal, de envidia de mi señora. Explica a quiénes se refiere con estos términos.

b) El autor recurre en el estribillo a la expresión de contrarios para mostrar lo belicoso del amor. Menciona qué términos usa. Por último, comenta las estructuras paralelísticas y el quiasmo presente y su función estética.







Versión juvenil de Paco Ibáñez


ÁNDEME YO CALIENTE. 1581.

Ándeme yo caliente
y ríase la gente

Traten otros del gobierno
del mundo y sus monarquías,
mientras gobiernan mis días
mantequillas y pan tierno,
y las mañanas de invierno
naranjada(1)y aguardiente,
y ríase la gente.

Coma en dorada vajilla
el príncipe mil cuidados,
como píldoras dorados(2);
que yo en mi pobre mesilla
quiero más una morcilla
que en el asador reviente,
y ríase la gente
Cuando cubra las montañas
de blanca nieve el enero,
tenga yo lleno el brasero
de bellotas y castañas,
y quien las dulces patrañas
del rey que rabió me cuente(3),
y ríase la gente.

Busque muy en hora buena
el mercader nuevos soles(4);
yo conchas y caracoles
entre la menuda arena,
escuchando a Filomena(5)
sobre el chopo de la fuente,
y ríase la gente.
Pase a media noche el mar
y arda en amorosa llama
Leandro por ver su dama(6);
que yo más quiero pasar
del golfo de mi lagar
la blanca o roja corriente(7),
y ríase la gente.

Pues amor es tan cruel,
que de Píramo y su amada
hace tálamo una espada
do se junten ella y él(8),
sea Tisbe un pastel
y la espada sea mi diente,
y ríase la gente.

facsímil

Versión cantada por Paco Ibáñez





1.Naranjada: mermelada de naranja.
2. Las mil preocupaciones (cuidados) del príncipe, no tendrán solución (como píldoras dorados) por comer con vajilla dorada.
3. Por las patrañas o cuento del Rey que rabió se entiende cualquier cuento antiguo o de tradición oral.
4. Buenos soles: Nuevos continentes o países, para comerciar y amasar fortunas.
5. Filomena: Es la personificación del ruiseñor. En la mitología griega, Filomena fue violada por su cuñado Tereo, quien la encerró y le cortó la lengua. Ella pintó en un lienzo lo ocurrido y se lo hizo llegar a su hermana, que se vengó matando al hijo del agresor y dándoselo a comer. Al descubrirlo, Tereo quiso acabar con ella, pero fue convertido en gavilán, Filomena en ruiseñor, su hermana en golondrina y el hijo de Teseo en faisán.
6. Dama: referencia a la leyenda de Hero y Leandro. Leandro pasaba cada noche a nado el estrecho de los Dardanelos para encontrarse a su amada Hero, hasta que una noche muere ahogado y ella se suicida tirándose al mar también. Góngora se burla de estos desgraciados amantes y de los que vienen a continuación.
7.Del golfo de mi lagar la blanca o roja corriente. Tragarse el vino blanco o tinto.
8. Alusión a la historia trágica de amor entre Píramo y Tisbe, que Góngora trató en tonos burlescos en dos ocasiones.Las ropas ensangrentadas de Píramo hacen suponer a Tisbe que ha muerto, por lo que se suicida clavándose una espada, en la que también se ensarta él cuando la ve. Por eso la espada es el lecho conyugal (tálamo) de los amantes. Góngora se burla de ello en la conclusión del poema.


Esta letrilla burlesca es de 1581. Tenía Góngora 20 años cuando la escribió. No se sabe muy bien si aún estaba en Salamanca o acababa de llegar a Córdoba; lo que sí es cierto es que, en la segunda estrofa, se puede ver alguna influencia de la Oda a la vida retirada , de Fray Luis de León, a quien conoció en Salamanca.

a) En esta letrilla se combinan el hedonismo y el estoicismo: señálalo.

b)¿Se puede ver en esta letrilla una actitud inconformista? Justifica la respuesta con alusiones al texto.



QUE SE NOS VA LA PASCUA (1582)

¡Que se nos va la Pascua, mozas,
que se nos va la Pascua!

Mozuelas las de mi barrio,
loquillas y confiadas,
mirad no os engañe el tiempo,
la edad y la confianza.
No os dejéis lisonjear
de la juventud lozana,
porque de caducas flores
teje el tiempo sus guirnaldas.
¡Que se nos va la Pascua, mozas,
que se nos va la Pascua!

Vuelan los ligeros años,
y con presurosas alas
nos roban, como harpías,
nuestras sabrosas viandas.
La flor de la maravilla(1)
esta verdad nos declara,
porque le hurta la tarde
lo que le da la mañana.
¡Que se nos va la Pascua, mozas,
que se nos va la Pascua!
Mirad que cuando pensáis
que hacen la señal del alba
las campanas de la vida,
es la queda(2), y os desarman
de vuestro color y lustre,
de vuestro donaire y gracia,
y quedáis todas perdidas
por mayores de la marca(3)
¡Que se nos va la Pascua, mozas,
que se nos va la Pascua!

Yo sé de una buena vieja
que fue un tiempo rubia y zarca,
y que al presente le cuesta
harto caro el ver su cara,
porque su bruñida frente
y sus mejillas se hallan
más que roquete de obispo
encogidas y arrugadas.
¡Que se nos va la Pascua, mozas,
que se nos va la Pascua!
Y sé de otra buena vieja,
que un diente que le quedaba
se lo dejó este otro d
sepultado en unas natas,
y con lágrimas le dice:
“Diente mío de mi alma,
yo sé cuando fuiste perla,
aunque ahora no sois caña(4)”.
¡Que se nos va la Pascua, mozas,
que se nos va la Pascua!

Por eso, mozuelas locas,
antes que la edad avara
el rubio cabello de oro
convierta en luciente plata,
quered cuando sois queridas,
amad cuando sois amadas,
mirad, bobas, que detrás
se pinta la ocasión calva.(5)
¡Que se nos va la Pascua, mozas,
que se nos va la Pascua!

facsímil
MUJER.jpg
El paso del tiempo


Versión cantada por Paco Ibáñez


1. La flor de la maravilla: planta importada del Perú; sus pétalos, abiertos al atardecer, se marchitan a las pocas horas.
2. Queda: toque de campana que señalaba el momento de recogerse en casa.
3. Mayor de la marca: espada u otros objetos que superaban el tamaño permitido.
4. Caña: amarillento como el tronco de una caña.
5. Se pinta la ocasión calva: Necesidad de aprovechar la ocasión en su momento.


Este romance, aunque es de 1582, se publicó en 1591 en Flor de varios romances nuevos. Fue censurado por el Padre Pineda, de la Compañía de Jesús. Desarrolla el tópico del Carpe Diem, pero con sentido barroco.

a) Hay dos núcleos semánticos en el poema: la hermosa ninfa y la buena vieja. Señala sus respectivas caracterizaciones.

b) ¿Qué aspecto predomina más: la fugacidad del tiempo o el goce de la vida? ¿Cómo se llama ese tópico?



AMARRADO AL DURO BANCO. 1583

Amarrado al duro banco
de una galera turquesca(1),
ambas manos en el remo
y ambos ojos en la tierra,
un forzado(2) de Dragut(3)
en la playa (4) de Marbella
se quejaba al ronco son
del remo y de la cadena:
“Oh sagrado mar de España,
famosa playa serena,
teatro donde se han hecho
cien mil navales tragedias:
pues eres tú el mismo mar
que en tus crecientes (5) besas
las murallas de mi patria,
coronadas y soberbias,
tráeme nuevas de mi esposa,
y dime si han sido ciertas
las lágrimas y suspiros
que me dices por tus letras;
porque si es verdad que llora
mi cautiverio en tu arena,
bien puedes al mar del Sur (6)
vencer en lucientes perlas.
Dame ya, sagrado mar,
a mis demandas respuesta,
que bien puedes, si es verdad
que las aguas tienen lengua (7);
pero, pues, no me respondes,
sin duda alguna que es muerta,
aunque no lo debe ser,
pues que vivo yo en su ausencia.
Pues he vivido diez años
sin libertad y sin ella,
siempre al remo condenado,
a nadie matarán penas».
En esto se descubrieron
de la Religión (8) seis velas,
y el cómitre (9) mandó usar
al forzado de su fuerza".
cplaya_andaluza.JPG
A. Madrid. Playa andaluza


facsímil

1. Turquesca: turca.
2. Forzado: condenado a remar.
3. Dragut: Corsario griego que estuvo al servicio de los turcos y murió en Malta (1565).
4. Playa: franja costera de mar.
5. Crecientes: mareas
6. Mar del Sur: océano Pacífico.
7. Lenguas de agua: orilla
8. Religión: Orden de Malta.
9.Cómitre: capataz de remeros


Este romance alcanzó pronto gran difusión por iniciar el tema de los cautivos, de larga descendencia en el Romancero Nuevo. Fue glosado y adaptado en ediciones antiguas.

a) Los romances tienen sus raíces en la Edad Media constituyendo un conjunto denominado Romancero Viejo. Los poetas de los siglo XVI y XVII los revitalizaron. Infórmate de los caracteres principales de este género y apunta las diferencias temáticas y formales entre Romancero Viejo y Romancero Nuevo.

b) Uno de los caracteres estructurales del romance es el comienzo súbito (in media res) y el final truncado, así como la importancia del diálogo y la sensación de presente. Justifica su presencia en el texto.

c) Este romance, junto a otros, pertenece a la serie Los romances del esclavo de Dragut hasta que volvió a su casa, considerándose que Góngora inició un ciclo seguido por otros autores. Presenta un tema muy gongorino: el amante desdichado que confía sus lamentos a las olas del mar o a un arroyo. Comenta los recursos lingüísticos y expresivos de este diálogo.


DINEROS SON CALIDAD. 1601.

Dineros son calidad,
¡verdad!
Más ama quien más suspira,
¡mentira!

Cruzados(1) hacen cruzados,
escudos(2) pintan escudos,
y tahúres muy desnudos
con dados ganan condados,
ducados dejan Ducados(3)
Y coronas(4) Majestad:
¡verdad!
Pensar que uno solo es dueño
de puerta de muchas llaves,
y afirmar que penas graves
las paga un mirar risueño.
Y entender que no son un sueño
las promesas de Marfira:
¡mentira!

Todo se vende este día,
todo el dinero lo iguala:
la Corte vende su gala,
la guerra su valentía,
hasta la sabiduría
vende la Universidad:
¡verdad!
En Valencia muy preñada
y muy doncella en Madrid,
cebolla(5) en Valladolid
y en Toledo mermelada(5),
puerta de Elvira en Granada
y en Sevilla doña Elvira:
¡mentira! (...)
images8.jpg
Tesoro


facsímil

1. Cruzados Moneda de oro portuguesa y caballeros de las órdenes militares.
2. Escudos: Moneda de plata, y blasones nobiliarios.
3. Ducados: Monedas de cuenta, y títulos.
4. Coronas: Moneda antigua, y signo de realeza.
5. Cebolla...mermelada: signos de villano y refinado, respectivamente.

Comentario a las notas

En 1601 se produjo el traslado de la corte a Valladolid, hecho que supuso grandes presiones a favor y en contra; así la villa de Madrid ofreció mil ducados al Duque de Lerma para que no se realizase, mientras Valladolid prometía erigir un palacio al rey. M. Bataillón recuerda que este poema se escribió el año en que don Rodrigo Calderón adquirió señoríos aldeanos por su matrimonio. Góngora, haciéndose eco de estos y otros acontecimientos, elabora esta composición.

a)¿Qué asunto y, por tanto tema, presenta Góngora en este poema. Partiendo de los conceptos satírico y burlesco, justifica el tono que muestra el autor.

b) Son muchos los juegos de palabras y figuras retóricas que aparecen en el poema, ej: con dados ganan Condados; ducados dejan Ducados. Analiza la función estilística tras haber detectado los más importantes.



EN LOS PINARES DEL JÚCAR. 1603.

En los pinares de Júcar
vi bailar unas serranas
al son del agua en las piedras
y al son del viento en las ramas.
No es blanco coro de ninfas
de las que aposenta el agua,
o las que venera el bosque,
seguidoras de Diana:
serranas eran de Cuenca,
honor de aquella montaña
cuyo pie besan los ríos
por besar de ellas las plantas.
Alegres corros tejían
dándose las manos blancas
de amistad, quizá temiendo
no la truequen las mudanzas(1).
¡Que bien bailan las serranas!
¡Qué bien bailan!

El cabello en crespos(2) nudos
luz da al sol, oro a la Arabia,
cual de flores impedido,
cual de cordones de plata.
Del color visten del cielo,
si no son de la esperanza,
palmillas(3) que menosprecian
al zafiro y la esmeralda.
El pie, cuando lo permite
la brújula(4) de la falda,
lazos calza y mirar deja
pedazos de nieve y nácar.
Ellas, cuyo movimiento
honestamente levanta
el cristal de la columna
sobre la pequeña basa.
¡qué bien bailan! Las serranas
¡qué bien bailan!

Una entre los blanos dedos
hiriendo negras pizarras,
instrumentos de marfil
que las musas le envidiaran,
las aves enmudeció
y frenó el curso del agua;
no se movieron las hojas
por no impedir lo que canta:
serranas de Cuenca
iban al pinar,
unas por piñones
otras por bailar.
Bailando y partiendo
las serranas bellas
un piñón con otro,
si ya no es con perlas,
de amor las saetas
huelgan de trocar
unas por piñones
otras por bailar.

Entre rama y rama
cuando el ciego Dios
pide al sol los ojos
por verlas mejor,
los ojos del sol
las veréis pisar,
unas por piñones
otras por bailar.

facsímil

1. Mudanzas: Cierto número de movimientos que se hace en los bailes y danzas, relacionados con el tañido de los instrumentos.
2. Crespo: Rizo o ensortijado.
3. Palmilla: Tipo de paño que, particularmente, se labra en Cuenca.
4. Brújula: Resquicio.

Este poema presenta el mundo rural tras un viaje de don Luis a Cuenca y está dotado de múltiples elementos sensuales inmersos en el baile y el canto en plena naturaleza. Es una ocasión donde el mundo rural no está visto en oposición al mundo cortesano tan apreciado por el autor.

a) La inserción de formas populares en composiciones cultas es propia de los autores del Barroco para la expresión del tema del amor con la mezcla y presencia de contrarios. Explica cómo se refleja en este poema.

b) El estilo culterano se caracteriza frente al conceptista por la utilización abundante de los elementos ornamentales de la tradición culta renacentista: alusiones mitológicas, metáforas, alusiones a la Naturaleza, sin que falten paralelismos, contrastes, hipérboles, etc. Señala los más importantes y valora la plasticidad y el dinamismo característicos del texto.

c) Por último, observa las perífrasis metafóricas así como los hipérbatos atrevidos y valora su contribución estética transformando bellamente la realidad.



LAS FLORES DEL ROMERO. 1608

Las flores del romero,
niña Isabel,
hoy son flores azules
mañana serán miel.

Celosa estás, la niña,
celosa estás de aquel
dichoso, pues lo buscas,
ciego, pues no te ve,
ingrato, pues te enoja,
y confiado, pues
no se disculpa hoy
de lo que hizo ayer.
Enjuguen esperanzas
lo que lloras por él,
que celos entre aquellos
que se han querido bien,
hoy son flores azules,
mañana serán miel.

Aurora de ti misma,
que cuando a amanecer
a tu placer empiezas,
te eclipsan tu placer,
serénense tus ojos,
y más perlas no des,
porque al Sol le está mal
lo que a la Aurora bien.
Desata, como nieblas,
todo lo que no ves,
que sospechas de amantes
y querellas después,
hoy son flores azules,
mañana serán miel.
ROMERO.jpg
Flor del romero


facsímil

Se considera popular y tradicional este romancillo escrito por Góngora. El estribillo fue vuelto a lo divino por Lope de Vega, y recreado en el s. XX por García Lorca.

a) Determina la estructura o partes del texto a partir de la presencia del estribillo.

b) Enuncia el tema en función de las antítesis presentes. Analiza del valor estilístico de las mismas.



AL NACIMIENTO DE CRISTO NUESTRO SEÑOR (1621)

Caído se le ha un clavel
hoy a la Aurora del seno:
¡qué glorioso que está el heno
porque ha caído sobre él!

Cuando el silencio tenía
todas las cosas del suelo,
y, coronada del yelo,
reinaba la noche fría,
en medio la monarquía
de tiniebla tan cruel.

Caído se le ha un clavel
hoy a la Aurora del seno:
¡qué glorioso que está el heno
porque ha caído sobre él!
De un solo clavel ceñida,
la Virgen, Aurora bella,
al mundo se lo dio, y ella
quedó cual antes florida;
a la púrpura caída
sólo fue el heno fiel.

Caído se le ha un clavel
hoy a la Aurora del seno:
¡qué glorioso que está el heno
porque ha caído sobre él!

El heno, pues, que fue dino,
a pesar de tantas nieves,
de ver en sus brazos leves
este rosicler divino,
para su lecho fue lino,
oro para su dosel.
Caído se le ha un clavel,
hoy a la Aurora del seno:
¡qué glorioso que está el heno,
porque ha caído sobre él!
310px-GRECO_Natividad.jpg
Natividad. El Greco


facsímil

Es una letrilla religiosa de 1621 (plenitud artística). Aunque la métrica y el tema no presentan ningún tipo de complicaciones, se pueden observar muchos rasgos típicos de la época de madurez del poeta: cultismos (púrpura, rosicler, dosel), metáforas ( Niño Jesús = clavel y púrpura; Virgen María = Aurora), conceptos ( la noche vista como una monarquía de tinieblas porque el Redentor no había traído la luz al mundo)

a) Analiza la distribución de los materiales poéticos (metáforas y color, principalmente) en las tres estrofas.



ARROJÓSE EL MANCEBITO (1589)
hero.jpg
Hero y Leandro. Wiliam Etty

Arrojóse el mancebito(1)
Al charco de los atunes,
Como si fuera el estrecho
Poco más de medio azumbre(2)
Ya se va dejando atrás
Las pedorreras(3) azules
Con que enamoró en Abido(4)
Mil mozuelas agridulces.
Del estrecho la mitad
pasaba sin pesadumbre,
los ojos con el candil,(5)
que del fin temblando luce.
Cuando el enemigo cielo
disparó sus arcabuces,
se desatacó(6) la noche
y se orinaron las nubes.
Los vientos desenfrenados
parece que entonces huyen
del odre donde los tuvo
el griego de los embustes.
El fiero mar, alterado,
que ya sufrió como yunque
al ejército de Jerjes(7),
hoy a un mozuelo no sufre;
mas el animoso joven,
con los ojos cuando sube,
con el alma cuando baja,
siempre su norte descubre.
No hay ninfa de Vestaalguna,
que así de su fuego cuide
como la dama(8) de Sesto
cuida de guardarsu lumbre(9:
con las almenas la ampara,
porque ve lo que le cumple,
con las manos la defiende
y con las ropas la cubre;
pero poco le aprovecha,
por más remedios que use,
que el viento consuesperanza
y con la llama concluye.
Ella entonces, derramando
dos mil perlas de ambaluces,
a Venus y a Amor promete
sacrificios y perfumes;
pero Amor, como llovía,
y estaba en cueros,noacude,
ni Venus, porque con Marte
está cenando unas ubres.
El amador, en perdiendo
el farol que lo conduce,
menos nada y más trabaja,
más teme y menos presume;
ya tiene menos vigor,
ya más veces se zabulle,
ya ve en el agua la muerte,
ya se acaba, ya se hunde.
Apenas expiró, cuando,
bien fuera de su costumbre,
cuatropalanquines(10)vientos
a la orilla lo sacuden,
al pie de la amada torre
donde Hero se consume,
no deja estrella en el cielo
que no maldiga y acuse;
y viendo el difunto cuerpo,
la vez que se lo descubren
de los relámpagos grandes
las temerosasvislumbres(11),
desde la alta torre envía
el cuerpo a su amantedulce,
y la alma a donde sequeman
pastillas de piedra zufre.
Apenas del mar salía
el sol a rayar las cumbres,
cuando la doncella de Hero,
temiendo el suceso, acude,
y, viendo hecha pedazos
aquella flor de virtudes,
de cada ojo derrama
de lágrimas dosalmudes(12).
Juntando los mal logrados,
con un punzón deunestuche
hizo que estas tristes letras
una blanca piedra ocupen:
Heros somos y Leandro,
no menos necios queilustres
en amores y firmezas
al mundoejemploscomunes:
El amor como dos huevos
quebrantó nuestras saludes,
él fue pasado por agua
yo estrellada mi fin tuve.
Rogamos a nuestro padres
que no se pongan capuces
sino pues un fin tuvimos
que una tierra nos sepulte.
helesponto.jpg
Mapa de Troya


facsímil

1. Azumbre. Medida para líquidos. Poco más de dos litros.
2. Charco de los atunes: Helesponto (Leandro lo atravesaba a nado para encontrarse con Hero)
3. Pedorreras. Calzas ajustadas.
4. Abido : ciudad donde se desarrolla el mito.
5. Los ojos en el candil: Hero esperaba a Leandro con una antorcha encendida que le iluminaba el camino.
6. Desatacó: desabrochó; se hizo de noche.
7. Jerjes.: Rey persa del siglo V a.c.que venció a los griegos.
8. Dama: Se refiere a Hero, amada de Leandro.
9. Lumbre: La antorcha con la que Hero alumbraba a Leandro.
10. Palanquines: Hombres rudos y toscos, que llevaban cargas. Aquí adjetivo aplicado a los vientos.
11. Vislumbres: Reflejos de luz
12. Almudes: Medida de áridos que equivale al celemín.


Un objetivo privilegiado del Barroco es la subversión de la mitología: los dioses y los héroes no son ya expresión de un mundo idealizado, sino motivos de una ironía y un sarcasmo que se proyecta, obviamente, sobre los mitos renacentistas. Hero y Leandro son dos personajes de un poema griego de Museo (S V y VI ). Consulta el argumento: Mito de Hero y Leandro

a) ¿Cómo se nombra a Leandro en el texto gongorino?

b) ¿Qué metáforas aparecen referidas al mar, la tormenta y la noche?

c) Justifica el sentido de la subversión en la historia del s. XVII.



Fábula de Píramo y Tisbe (1618)

tisbe1.jpg
Tisbe. J.W.Waterhouse

facsímil
Texto completo

Según José Pellicer, este fue el poema que Góngora corrigió más, memorizó y más estimó. Supone la culminación de la fusión entre el estilo burlesco y el sublime. El poema parte de la imitación burlesca de la fábula clásica latina, que figura en las Metamorfosis, IV, 51-166, de Publio Ovidio Nasón, aunque con adiciones gongorinas, como la presencia de una negra tercera en los amores de los dos jóvenes o los diálogos inventados por el genio cordobés entre Píramo y Tisbe. Además, la obra de Góngora posee una intención profundamente desmitificadora, que rebaja a los héroes al ámbito de lo grotesco, revitalizando, mediante la ironía y la distancia crítica, los gastados mitos grecolatinos. En los últimos años este poema ha sido cada vez mejor valorado.

¡O Píramo lo que hace,
joveneto(1) ya(2) robusto(3),
que sin alas podía ser
hijo de Venus segundo!(4)
Narciso, no el de las flores
pompa(5), que vocal sepulcro
construyó a su boboncilla(6)
en el valle más profundo,
sino un Adonis(7) caldeo
ni jarifo, ni membrudo(8)
que traía las orejas
en las jaulas de dos tufos(9.
Su copetazo(10) pelusa,
si tafetán(11) su testuzo(12);
310px-Echo_and_Narcissus.jpg
Eco y Narciso. J.W. Watherhouse

sus mejillas mucho raso(13);
su bozo(14) poco velludo.
Dos espadas eran negras
a lo dulcemente rufo(15)
sus cejas, que las doblaron
dos estocadas de puño.(16)
Al fin en Píramo quiso
encarnar Cupido un chuzo(17),
el mejor de su armería,
con la herramienta al uso.
Este, pues, era el vecino,
el amante y aun el cuyo
de la tórtola doncella
gemidora a lo vïudo:

1. Joveneto. Italianismo; de giovinetto 'jovencito' (diminutivo de giovine).
2. Ya. Adverbio de tiempo que aquí señala la entrada de Píramo en la adolescencia.
3. Robusto. De robustus, -a, -um, 'vigoroso, sólido como un roble'.
4. Que sin alas podía ser / hijo de Venus segundo. 'un segundo Cupido, pero sin alas'.
5. Pompa. Cualquiera ostentación.
6. Alusión al mito de Eco. Nótese la repetición de las vocales a, o y u que reproducen el sonido cavernoso del eco a que se alude. Eco. Fue una Ninfa a quien Juno por haberla entretenido hablando, mientras Júpiter cometía adulterio con otras, la castigó con privarla de que pudiese hablar fuera de los últimos acentos que otros pronunciasen. Esta después, enamorada de Narciso, siendo despreciada del mancebo, se fue consumiendo, hasta quedar solamente en la voz.
Boboncilla. Se refiere a Eco. El sufijo illa está agregado al aumentativo bobón como reforzativo enfático.
7. Adonis. Joven cazador, hijo de Mirra (o, según otros, Smirna), la cual concibiendo amor incestuoso hacia su padre, consiguió unirse con él durante doce noches seguidas, resultando su embarazo, amado por Venus (Afrodita) y matado por un fiero jabalí en que se había transformado Marte, amante de la diosa, por celos. Se cuenta, además, que donde cayeron las gotas de su sangre, brotaron flores rojas. Su nombre ha venido a simbolizar la belleza masculina.
8.Ni jarifo, ni membrudo. Ni muy fuerte de miembros ni muy delicado, sino de proporcionadas partes.
9. Tufos. Las dos caídas del pelo, o laderas de delante de las orejas, peinadas, o rizadas.
10. Copetazo. Azo constituye un sufijo de valor, por lo general, despectivo. El cabello que las damas traen levantado sobre la frente llamamos copete. El copete en hombres era, pues, considerado desde mucho tiempo adorno afeminado, de aquí que Góngora le agregue burlonamente el sufijo despectivo.
11. Tafetán. Tela de seda delgada muy tupida.
12. Testuzo. Lo mismo que testuz. Parte de la cabeza, que regularmente se llama cogote, o colodrillo. En algunos animales, frente (parte superior de la cara). En otros, nuca.
13. Raso. Género de seda, dicha así porque no levanta ningun pelo .
14. Bozo. El primer vello que apunta a los jóvenes sobre el labio superior.
15. Rufo. Rufián' (Vocabulario de germanía). Como se ve en los semblantes de los pícaros.
16. Dos espadas eran negras/ a lo dulcemente rufo/sus cejas, que las doblaron/dos estocadas de puño
Las cejas eran dos espadas de esgrima, que se habían doblado de dos estocadas, que llaman de puño los diestros.
17.Chuzo. Palo armado con un pincho de hierro. Origen incierto.

a) En el fragmento se describe a Píramo. Tras consultar las notas expuestas, comenta los procedimientos ligüísticos que usa el autor para conseguir su objetivo (sufijos, términos coloquiales y de germanía, personajes mitológicos degradados, evocaciones o equívocos)

Para saber más
Estudio de la obra


Bibliografía:

- Manuscrito de D. Antonio Chacón. Biblioteca Virtual CervantesTomo II.
- Carreño, Antonio. Romances Ed. Cátedra, Madrid. 1982
- Jammes, Robert. Letrillas Ed. Castalia. Madrid. 1980
- Poesía de Góngora en Internet
- Argumento de la Fábula de Píramo y Tisbe
- Ivorra, Carlos. Estudio de la Fábula de Píramo y Tisbe.
- Audios de Paco Ibáñez. Antolología poética multimedia de Ángel Puente.
- Vídeo y audio de Vicente Monera.